El peligro de las drogas al volante

El consumo de drogas es algo que afecta directamente la vida, la psiquis y el organismo de quienes consumen. Alterando su percepción, interfiriendo negativamente en su rutina diaria, deteriorando la calidad de vida y destruyendo sus vínculos familiares, amorosos y laborales. Además, el consumo de sustancias suele afectar las capacidades motrices y distorsionar los reflejos de los consumidores. Es por eso que, además de implicar un peligro para la persona adicta, en ocasiones también puede poner en riesgo la vida de terceros. 

En esta entrada, haremos foco en los potenciales problemas que implica conducir bajo los efectos de diferentes drogas ¿Por qué es peligroso conducir bajo los efectos de alguna droga?¿Qué drogas son más peligrosas al volante?¿Cómo pueden afectar la capacidad de reacción de quien conduce? Estas son algunas de las preguntas que nos proponemos responder a continuación.

 

 

¿Cómo influye la droga al conducir?

Cada droga tiene una forma de actuar diferente en el cerebro alterando nuestras capacidades incluso al ser consumidas en pequeñas cantidades. En el caso de las drogas legales como el alcohol, cada país tiene una cantidad máxima permitida a la hora de conducir, existiendo en muchos países leyes de “tolerancia cero” de alcohol al volante.

Esto sucede ya que, en líneas generales, las drogas afectan el sistema de percepción de las personas, su capacidad de reacción, sus reflejos, su ubicación espacio-temporal y su capacidad para realizar maniobras en un corto período de tiempo. 

 

 

¿Qué tipo de sustancias es más frecuente encontrar en conductores?

No es ninguna novedad que el alcohol es la principal droga en sangre encontrada en la mayoría de los automovilistas que protagonizan accidentes. Con frecuencia, en estos casos se suelen encontrar más de una sustancia, siendo la marihuana la segunda droga más consumida. De hecho, los riesgos de accidentes asociados a la combinación de sustancias, suelen ser mayores que los riesgos de cada droga por separado. Unos escalones más abajo, aparecen los medicamentos recetados, que también se asocian a accidentes viales.

 

 

Efectos de las distintas drogas al volante

 

 

Cannabis

 

 

Esta droga produce una alteración en la percepción que, si bien es temporal, puede disminuir las habilidades para conducir correctamente. Por otro lado, los efectos de ensoñación y los disturbios cromáticos y espaciales, son otro factor de riesgo a la hora de conducir bajo sus efectos.

El sentido del tiempo se ve afectado con la marihuana, como así también la capacidad de reacción ante determinadas situaciones. Es decir que conducir bajo sus efectos, puede generar que la persona no llegue a frenar a tiempo o que no pueda doblar en el momento indicado.

 

 

Cocaína

En el caso de la cocaína, sus efectos pueden variar dependiendo del método con el cual se consuma. Los principales síntomas que pueden afectar las capacidades para conducir son la hiperestimulación, la alteración del estado de alerta y un sentimiento de gran poder que puede ocasionar que se minimice cualquier posible riesgo. Además, sus efectos tóxicos pueden generar taquicardia, alucinaciones visuales y nerviosismo extremo, alterando las facultades y la capacidad de reacción a la hora de conducir.

 

 

Opiáceos

Los opiáceos se caracterizan por generar euforia, somnolencia y respiración con menor frecuencia. Las consecuencias de este tipo de drogas al volante pueden ocasionar que el conductor se quede dormido o que se vea reducida su visibilidad, ya que los opioides como la heroína pueden disminuir la agudeza visual. 

 

 

Ansiolíticos e hipnóticos

A pesar de que muchas personas consumen este tipo de drogas con prescripción médica, su capacidad de sedación progresiva puede generar confusión y llevar a las personas a un sueño profundo, lo que puede convertirse en un problema mortal para quienes se encuentran conduciendo.

A su vez, una dosis alta de estas sustancias también ocasiona dificultad para pensar lúcidamente, lentitud en la capacidad de comprensión, problemas de memoria y disminución de la atención, aumentando las probabilidades de producir accidentes de tránsito. 

Por otro lado, los efectos de este tipo de medicamentos se extienden incluso luego de dejar de tomarlos. En estos casos, el tiempo que tarda el sistema nervioso central en volver a su estado normal puede demorar más de 30 días dependiendo la dosis consumida.

 

 

LSD

Sin dudas la acción alucinógena de esta droga es uno de sus principales peligros a la hora de conducir. Este tipo de sustancias producen alteraciones del pensamiento, de la percepción y de las sensaciones. Entre sus efectos más peligrosos, encontramos la dificultad para diferenciar los límites entre los objetos, el individuo y su entorno. haciendo muy difícil calcular distancias y velocidades mientras se conduce. 

 

 

Drogas sintéticas

Muchas de estas drogas son potentes neurotóxicos y alucinógenos. En el caso del éxtasis o MDMA, los efectos que puede ocasionar son desorientación, euforia y cambios visuales, dificultando la percepción de posibles riesgos para quienes están al volante y generando un comportamiento temerario. Además, en dosis altas, este tipo de droga puede ocasionar taquicardia, visión borrosa y rigidez muscular, dificultando la capacidad de maniobrar mientras se conduce.

 

 

No pongas en riesgo tu vida ni la de tus seres queridos. nunca es demasiado tarde para pedir ayuda. Recuerdo que trabajamos de forma interdisciplinaria con profesionales en adicciones. Estamos para ayudarte, no dudes en consultarnos.

Ana