Nutrición y adicciones

Entender al cuerpo como un todo es lo primero que como profesionales tenemos que entender. ¿Y qué rol juega la nutrición en todo esto?

El cuerpo entendido como un todo, implica que no solo debe ser tratado médicamente para lograr la desintoxicación, sino que también funciona como la fuente de los pensamientos, emociones e impulsos que nos llevaron a desarrollar determinada adicción… algo que, como bien sabemos, implica mucho más que el consumo de una sustancia determinada.

Nuestro cuerpo, nuestro organismo, nuestro cerebro, se ve comprometido ante el consumo de droga, y es el que nos genera la “necesidad” de seguir consumiendo.

Así como hemos mencionado en entradas anteriores la importancia del deporte como forma de sanar, nada de esto es posible sin una correcta alimentación. No solo porque es una forma para que el adicto pueda comenzar a generar hábitos beneficiosos para su salud, sino porque es básicamente lo que le aportará la fuerza y energías necesarias para seguir adelante.

Alimentar el cuerpo es alimentar la mente, nutrir las emociones, darle “combustible” a nuestro cerebro. Y por lo tanto, la calidad de lo que consumamos y la conciencia que tengamos sobre dichos alimentos, estará directamente relacionado con la calidad y rapidez con la que mejoremos.

 

 

La importancia de la alimentación para personas en rehabilitación

Ya sea porque hay drogas que interfieren con el apetito o porque la adicción lleva a gastar todo el dinero en drogas, muchos adictos dejan la alimentación en un segundo plano mientras están consumiendo.

  •  Lo que quizá no todos saben, es que la alimentación, es una práctica que como socializar o reírse, estimula nuestro sistema de recompensas, haciéndonos sentir bien.
  • De este modo, generar una rutina de alimentación saludable es un desafío accesible para cualquier adicto, que no solo lo ayudará a mejorar su calidad de vida y nutrir su cuerpo, sino que le permitirá ir adquiriendo pequeñas responsabilidades que mejorarán su autoestima sin exponerlo a riesgos. Al mismo tiempo, le servirá como instancia organizadora de su vida, estableciendo horarios de alimentación y logrando cumplir pequeños objetivos.
  • Además, una correcta alimentación también actúa a niveles metabólicos ya que nos ayuda a regular los procesos cerebrales que han sido afectados por el consumo. Por ejemplo, alimentos que contienen azúcar natural pueden ayudar con la desintoxicación.
  • Los malos hábitos alimentarios hacen que una persona sea más propensa a recaer. Las drogas y el alcohol pueden generar que la persona olvide cómo es tener hambre y la interprete como un deseo de consumir droga.
  • Beber agua es otro factor alimenticio importante, ya que los cuadros de deshidratación son muy comunes durante la recuperación de las adicciones.
  • En ocasiones, un adicto en recuperación puede comer en exceso, por lo que es sumamente importante que sus comidas sean saludables y con alto valor nutritivo.

 

 

Consumo de drogas y deficiencias de minerales

El consumo de drogas puede generar deficiencia de: hierro, zinc, calcio, cromo, magnesio y potasio (entre otros).

La deficiencia de estos minerales puede empeorar cuadros de depresión, problemas de la piel, caída del cabello y anemia. En algunos casos, puede ser necesario incorporar suplementos nutricionales en el tratamiento para controlar mejor la abstinencia.

 

 

¿Cómo empezar?

Es importante contar con profesionales que incluyan a la alimentación como parte del tratamiento de cualquier tipo de adicción. Como dijimos anteriormente… Entender al cuerpo como un todo es la clave.

En FORUM contamos con un equipo de profesionales dispuesto a acompañarte. Aplicando nuestro conocimiento médico para que superes tu adicción y para que puedas volver a tener una vida plena y un cuerpo sano. No dudes en consultarnos.

 

 

Ana Ces
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum

Ana