“Tusi”: los peligros de esta droga combinada

Conocida como “Tusi”, “Tussi”, “Tucibi” o  “Cocaína rosa”, esta peligrosa droga se puso de moda entre los jóvenes en los últimos años.

Si bien su existencia en el mercado consta de larga data, desde el 2015 en adelante las autoridades han informado un aumento en su circulación en España y otras partes del mundo. Pero ¿qué es realmente?¿Qué relación tiene con la cocaína? y ¿por qué se la llama la droga de las elites?

En este artículo nos proponemos echar luz sobre sus peligros, su popularidad y su modalidad de consumo relacionada con el marketing.

 

 

“Cocaína Rosa”, un nombre atractivo para la venta

El nombre ‘Tusi’, o ‘Tucibí’ proviene de la expresión fonética en inglés ‘2C-B’. Si bien esta droga es conocida como cocaína rosa, en la actualidad no guarda ninguna relación química con la cocaína.

Esta denominación se debe a dos factores de consumo mediante los cuales ambas drogas se relacionan:

En primer lugar, el Tusi tiene aspecto y textura muy similar a la cocaína. Consiste en un polvo de características visuales similares.

En segundo lugar, la forma de consumo de ambas drogas es la misma, es decir, se aspiran mediante inhalación por la nariz (aunque en ocasiones el Tussi también se puede ingerir por vía oral como pastilla).

A su vez, incluir el nombre “cocaína” genera cierta familiaridad entre los consumidores y ubica esta droga como un producto “de lujo”, ya que la cocaína históricamente se ha relacionado con personas de un mayor poder adquisitivo y, por lo tanto, como un consumo de la llamada alta sociedad.

Tusi incorpora de esta forma un concepto de marketing que la vuelve más atractiva para sus consumidores, motivo que la hace aún más peligrosa.

 

 

¿De qué está compuesta realmente?

Su composición fue cambiando a través del tiempo pero en líneas generales, suele contar con un empatógeno (subclase de sustancia psicoactiva con efectos emocionales como el MDMA) y una base que mezcla de cafeína y ketamina.

De esta forma, podemos decir que esta droga no es en verdad algo novedoso, sino más bien una mezcla de sustancias ya existentes como éxtasis, LSD y otros estimulantes.

 

 

Efectos del “Tusi”

Sus efectos dependen de los compuestos específicos de cada dosis, sin embargo, es posible identificar ciertos efectos comunes en la mayoría de los consumidores.

Principalmente es una droga psicodélica similar al éxtasis y al LSD, por lo que suele generar una percepción distorsionada de la realidad y un incremento de energía, razón por la cuál se volvió muy popular en fiestas electrónicas ya que permitía bailar por más tiempo.

Su duración es aproximadamente de 4 a 8 horas. Aunque esto dependerá en gran medida de la tolerancia de cada organismo.

Otro de los motivos que la vuelven tan peligrosa es que consiste en una droga de resistencia. Lo que significa que el cuerpo se vuelve tolerante y requiere cada vez una dosis mayor.

Otros efectos también son: pupilas dilatadas, alucinaciones, alteración del sistema nervioso central, euforia, cambios en el estado de ánimo, ansiedad, confusión y paranoia.

Entre los efectos adversos, los consumidores pueden presentar convulsiones, disociaciones mentales y falta de conexión en sus pensamientos, pérdida del conocimiento, variación en el ritmo cardiaco e incluso la muerte.

 

 

Una droga pensada desde el marketing y la publicidad

Un factor “novedoso” de esta droga es que existe una construcción de marketing a su alrededor, desde el nombre, hasta sus hábitos de consumo y su relación con otras drogas. 

Su color rosado: el “Tusi” posee un llamativo color rosado y vibrante. Este color no se debe a su composición química, sino que se logra mediante un tinte con el único fin de volverla más atractiva y vistosa para los jóvenes.

Su precio: esta droga suele venderse a un precio mucho más elevado que el de su costo de producción. Y esto no responde únicamente al intento de tener una mejor ganancia, sino que también busca posicionarla como una droga de élite, creando una falsa sensación entre sus consumidores haciéndoles creer que al ser una droga cara, es más segura y menos nociva para la salud.

 

 

Riesgos toxicológicos del “Tusi”

En casos de consumo excesivo, esta droga puede producir lo que se conoce como síndrome toxicológico simpaticomimético, pudiendo causar enfermedades coronarias como infarto de miocardio y episodios psicóticos. Si bien es difícil generar dependencia a este tipo de drogas, la resistencia de la ketamina y el consumo excesivo la convierten en una droga extremadamente dañina, pudiendo ocasionar fallos multiorgánicos letales para la salud de cualquier persona.

Es importante que todos, sobre todo los jóvenes, puedan acceder a información fehaciente sobre los riesgos que este y otro tipo de drogas pueden ocasionar a su salud.

 

 

Si sospechas que algún familiar o amigo está atravesando algún tipo de adicción, no dudes en consultarnos, podemos ayudarte a superar la situación, nunca es demasiado tarde.

Ana