“Oniomanía” o desorden del comprador compulsivo

Con frecuencia el término de “comprador compulsivo” es utilizado para referirse a quien le gusta ir de compras. Esto lleva a que muchas personas utilicen esta frase banalmente o sin entender lo que realmente puede significar que alguien sea un comprador compulsivo.
En esta entrada vamos a abordar los aspectos psicológicos del término y a determinar algunas de las causas que pueden llevar a que una persona se convierta en un comprador compulsivo.

 

Definiendo al verdadero comprador compulsivo

Resulta necesario aclarar que a todos les puede gustar hacer compras con mayor o menor frecuencia sin que eso los convierta en compradores compulsivos. Por este motivo es importante definir el término correctamente.

En pocas palabras, la oniomanía es un trastorno mental o emocional en el que una persona muestra un deseo incontrolable de comprar cosas, más allá de las necesidades reales que pueda tener.

 

 

¿Qué caracteriza a un comprador compulsivo?

En estos casos, poco importan los productos que quiera comprar. Como en toda adicción, ese deseo irrefrenable de “consumir” estará presente de una forma u otra. Ya sea por el bombardeo mediático y publicitario de las marcas o por alguna obsesión particular de la persona afectada.

Para resumirlo en una oración, el “placer” no reside en el producto en sí, si no en el acto de comprar.

 

 

Características de una persona con oniomanía

Ahora bien, al poder comprender que la compra compulsiva puede ser una patología adictiva, podemos empezar a delimitar las características o señales de alerta que pueden presentar quienes la sufren.

Ansiedad: los compradores compulsivos suelen sentir una ansiedad extrema por comprar ciertos artículos anunciados que aún no han salido a la venta.

Constante insatisfacción: al contrario de lo que generalmente suele suceder, los compradores compulsivos suelen sentirse insatisfechos tras realizar alguna compra, lo cual hace que su ansiedad siga creciendo y los lleve a seguir comprando para llenar ese vacío.

Culpabilidad: la culpa es otra de las características que suelen presentar los compradores compulsivos luego de cada compra. Entrando una vez más en el espiral compulsivo de comprar, sentir remordimiento y arrepentirse para luego volver a comprar.

Como podemos observar, una vez más las conductas adictivas responden a causas psicológicas y son igual de graves aún cuando no hay una sustancia de por medio.

 

¿Cómo actúa un comprador compulsivo?

Es importante no subestimar esta patología y entender que las conductas de la oniomanía son similares a las de cualquier otra adicción:

Comprar en solitario y adquirir cosas innecesarias.

Utilizar las compras para calmar su ansiedad.

Necesidad irrefrenable de comprar cada vez más para poder calmarse.

Ansiedad ante la imposibilidad de seguir comprando.

Acumular los productos comprados sin usarlos.

Incapacidad de frenar el consumo sin importar los problemas que esto le pueda ocasionar (problemas económicos, familiares, etc).

Irritabilidad y cambios de humor frecuentes.

 

Causas de la oniomanía

Si bien las adicciones son multicausales, podemos encontrar ciertos patrones recurrentes en los compradores compulsivos tales como: una importancia excesiva en su apariencia física, lo que suele estar relacionado con una baja autoestima; utilizar las compras para suplir carencias afectivas o el hecho de no haber tenido una educación con límites.

 

Algunos consejos útiles:

Los profesionales en adicciones, solemos dar ciertas herramientas para que la experiencia de comprar no se convierta en una adicción:

Por un lado, evitar comprar en momentos de inestabilidad emocional que nos dejen vulnerables. Es importante poder gestionar nuestras emociones de una manera sana sin buscar “atajos”.

Si sentimos que tenemos tendencia a comprar cosas innecesarias, ir de compras acompañados puede ayudar a evitar compras innecesarias. Del mismo modo, revisar lo que tenemos y lo que nos falta, puede servir para comprar únicamente lo necesario.

Y desde ya, acudir con profesionales capacitados si creemos que nuestras conductas de compra están generando problemas en nuestra vida diaria o si el comprar se convierte en algo que no podemos manejar.

Cualquier conducta compulsiva puede significar un sin fin de problemas en nuestra vida y la vida de quienes nos rodean, no dudes en pedir ayuda.  

 

 

Ana Ces
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum

Ana